viernes, 22 de enero de 2016

Abzurdah, Cielo Latini

Mi principal motivo para haber comprado el libro es haberlo encontrado a un precio razonable.

El segundo tiene que ver con que ya leí un libro autobiográfico del estilo. FILOS de Giuliana Caneta, de entre mis primeras reseñas y me había encantado. Había sido un poco chocante al principio pero tenia una redacción y una temática que me había resultado entretenida.

No es el caso de Abzurdah. Lo termine rápido el libro porque me molesta dejar libros sin terminar, pero me resulto molesto. Ella bien dice al principio que una cuestión de vivencias y no de una ficción que resulte agradable, aunque podría haberlo sido. No lo fue.

Desde un principio resulta agobiante su desesperación por el hecho de que su familia sea 'normal'. Durante la lectura, Cielo se muestro sumamente ególatra y egocéntrica. No deja olvidarse al lector que es una adolescente y es caprichosa , pero es muy exagerado.

Por otro lado, la historia de amor también es insoportable, ya que ella se dedica a despotricar contra él todo el tiempo y esta bien que el sea bastante descuidado con ella pero en todo momento denota que no siente por ella un amor eterno, ¿Por qué no simplemente no se aleja?

Es decir, es una interesante lectura para meterse dentro de la cabeza de las personas a quienes les pasan estas cosas y estar un poco más cerca de "comprenderlas". Ella misma dice que no hay psicólogos ni médicos que la vayan a poder ayudar porque no la pueden entender porque jamás les paso, y por un lado coincido. Es decir, creo que nadie puede ponerse en el lugar de nadie, cada uno es un mundo y un todo distinto y hacemos lo que podemos con lo que tenemos, pero por el otro me resultaba totalmente exasperante su actitud para con el mundo.

Durante el libro ella se describe primero como una chica común que le sale todo bien, que tiene una vida normal, aunque se vio bloqueada por el hecho de haber sido "gordita". Más adelante conoce a este chico que la empieza a sacar de su normalidad y la lleva a distintas instancias que la hacen sentir muy bien y muy mal. Su tormentosa relación con él y después consecuentemente con sus padres la llevan a buscar otras formas de llamar la atención. Empieza a venerar el estilo de vida anoréxico, con explicaciones que a uno le dan ganas de dejar de leer. Y más adelante empieza con la automutilación, pero lo que resulta perturbador es que ella es plenamente consciente que lo hace para llamar la atención, no es algo que le satisfaga por si mismo (cosa que si decía Giuliana).

En fin, una lectura de la que hubiera esperado mucho más.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario